A la isla rechazada del Caribe y sus arenas

De este ciclo de hundimiento, quien me saca es la palabra.

Lo mío, es mío y nada ni nadie me lo arrebata. Ni los siete polvos del Sahara.

Que se joda el hambre y la desesperanza. Bienvenidas sean las plagas.

Que se larguen todos los que quieran y no vuelvan con falsas alarmas.

Que no derramen sus atesoradas lágrimas.

Que cada una de esas vidas vacias les exploten en las almas.

La lucha es de los fuertes, no del lanza llamas.

Que se esperen los que puedan, fumando el retorno de la mañana.

De las cenizas es que se resurge y de las entrañas es que se Mata.

Sshhh! Muévete y calla. Que me voy y no sé en cuánto me vuelvo y entonces ya no habrán salchichas enlatadas.

Juro que en el viento ondea el amor sincero. La educación es y será parte de la cuartada.

No queremos las gracias. Nos basta con el meneito y la Mirada.

A ustedes, los perdidos por las estrellas de nuestro amplio universo, mi estrecho saludo.

Calidez a sus adentros.

A todos ustedes, mi lugar, los trópicos.

(Punto Cero/ 2014)

Vientos de agua

1.
Regreso sin regresar.
Hay que volver.
Los de aqui estamos allá.
Tiempo de invertir y ¡Abajo la colonia!
A construir país sí o sí.

Soy isleña y ¿Qué pasó?
El agua nos encarcela en vez de abrirnos hacia el mar.
Hay que abrir pasos y explorar nuevos caminos.

Cómo y qué somos,
No sabemos.
Lo descubriremos en paso a la justicia.

2.
Las personas no habitan necesariamente en sus hogares.
El lugar es relativo.

Se habla del estado con el espacio.

La sintonía es lo importante,
La aceptación, la pertenencia.

La luna en la ventana.
La orilla de la montaña,
Amiga de la playa.

Isla Trópical.
De ahí. De aquí.
Me vuelvo a ir.

Trabajo por una mejor vida. Digna.
Sin corrupción.

Todo es proceso.
Curso natural y diciplinado.

Son siempre las rutas de tinta negra el eje.
Siempre vuelvo.
Puedo volver.

¿Cuantas libretas llevo?
Es el tiempo en la mirada.
Son las transiciones de la vida;
Que regala boligrafos sin casas y cajas de cosas realengas.

Los hogares estan dentro y no fuera.
Lo exterior es la expresión y reflexión interna.

3.
Estoy desaparecida en el Caribe.
Se sabe que los poetas se pierden en el tiempo.
Pero las letras siguen ahí.
De todos. (Algunos tantos tontos).

¿Qué es el destino?
¿Quién es Dios?
¿Qué son estas cosas que pasan?

¡Hace calor!

El trópico.
El verano.
Todavía gente sin luz.

¡El húracan!
¡La sociedad!¡El Gobierno!

¡El puto clima!

Aguardo la salida.
El traslado.
El oficio.
La diciplina y la pasión.

Todo va dirigido al futuro interior.
Descanza.

Si me encariño, pierdo.

Siempre sufro.

Ya sea de desamor o de descontento.

Permitirme querer a alguien implica un sentimiento adverso.

Triste o deseada ausencia.

Recuerdos o mandás pal Carajo.

Los extremos.

Prefiero mantenerme al margen y vivir en neutro.

Cero con los sentimientos.

Todo da igual.

Hay que vivir hasta la hora de morir.

Pa’ eso no hay que sentir.

Los humanos somos mierda

Tanta complicación. Para todo.

Tantos siglos de existencia y todavia no somos capaces de manejar nuestras circunstancias existenciales.Espaciales.

Todo Ciencia.Todo Arte. Todo Dios.

Complejidad es perfección. Ah! Hasta que es diferente. Porque todo hay que entenderlo o descartarlo.

Sentirlo o no sentirlo.

Nada se escapa del radio de rechazo.

Pensamientos hiper fragmentados.

Juro que las Universidades* nos cojen de Pendejos. Todavia no somos capaces de estirar nuestros pensamientos sin alguna muleta de referencia o validación.

Qué voy a saber yo de aquel. La reflexión la estoy haciendo yo.

Entre el encojonamiento y la esperanza. (Soy nostalgica).

 

– ¿Será que estoy haciendo algo?

-¿Pa que hay que hacer algo?

-Pues, para hacer algo porque se tienen que hacer algo. Sobre eso.

-¿Como carajo se hace algo? Hacer nada es algo.

-No. Eso es irrespetuoso.

-Pero es que si te paras pierdes tiempo.

-¿De que estamos hablando, que tiempo?

-El de deverdad usar para hacer algo.

-¿Cómo que?

-Pues pensar. Puñeta. Sin más. En todo. Pensar.

 

Sobrevivo con agua en la cabeza.

Con recetas de galletas que nunca prepararé.

Admiro lo dulce, pero no es para mi.

 

-Enserio creía que eras humanista.

-Es que lo soy.

-Pero es que tu mensaje…

-¿Que tiene? No somos más porque no nos superamos a nosotros mismos. Despues de tantos siglos, seguimos sin saber pensar.

– A veces se le llama crear.

-Si. Pero eso puede estar bien.

– ¿Y si no?

– Cae en el ratio de rechazo. No estiramos el pensamiento.

-#todossomospendejos

-#perohayniveles

#noentendimosuncarajoperoelladicequeespoesia

-#goodforher

 

La felicidad de la imperfección. El mierdero de escribir.

Semillas que germinarán en el tiempo.

 

Capacidad de luz.

 

Sentir todo. Vivir con nada.

Existir. Morir.

 

 

 

* También las Iglesias. Los líderes. Todos. Los unos a los otros.*

Reflexión de Frontera

-Te soy muy sincera. No entiendo el drama por estar fuera de casa, si tu siempre has estado en otros mundos.

-Si bueno, es más por la distancia. La poca accesibilidad.

-Me convence muy poco. Entiendo que la distancia siempre ha sido objetivo de la libertad.

-…

-Me parece que no has visto la capacidad del lugar y de la obra.

-Será…?

-Vamos que la nostalgia es un buen sentimiento motor pero de èl no se puede vivir. Ya qué más dá? Si todo aparenta seguir muy bien y todos te echan ganas. Ya se ha aceptado como parte del Destino.

-Creo que tienes algo de razón. No he visto como el lugar juega un papel en la obra porque no he aceptado al espacio como parte del Destino.

-Aún queda claro la temporalidad.

-I guess I need to be more welcoming with the place then.

Gaveta de recovecos

La mayoría de mis pertenencias son desechables.

Excepto mis libros.

Lo demás hábita en el recuerdo.

Olas del pasado que retumban en la orilla de la conciencia.

Sin arrepentimientos.

Sin perdones.

Retazos de dolor y sacrificio.

Secretos incomprendidos.

Mi materialidad expira en temporadas.

El resto espera en páginas que tal vez sean de colores.